miércoles, 6 de febrero de 2013

¿Cómo elegir bien al fotógrafo?



Desde Mis Cosas de Novia, nos gustaría daros algunas pautas y cuestiones IMPRESCINDIBLES a tener en cuenta, a la hora de contratar el fotógrafo para vuestra boda, y evitar sorpresas desagradables:

-      Conocer el nombre vuestro fotógrafo de boda:

Es muy importante que os indiquen nombre y apellidos, currículum y/o trayectoria profesional del fotógrafo que cubrirá vuestra boda, por varias razones que os comentamos a continuación…

Es muy normal entre las empresas que se dedican a hacer reportajes de bodas, que no faciliten estos datos, alegando que dependerá de la disponibilidad ese día y aludiendo a que todos sus fotógrafos son iguales… ¡cuidado con esto!

Nunca un fotógrafo puede ser igual a otro, igual que un pintor, no es igual a otro, o un chef, no es igual a otro, o no todos tenemos la misma caligrafía... Cada fotógrafo tiene su propio estilo y su peculiar visión de cada momento!

En ocasiones, os interesáis por una empresa, porque habéis visto en su web, en una publicidad o en una feria, algunas fotografías que os han encantado. Esto sirve de poco si el que las hizo, no es el mismo que cubrirá vuestro enlace. Muchas veces, puede ocurrir que ese fotógrafo ya no trabaja en esa empresa…

En muchas ocasiones, no quieren decir quién será vuestro fotógrafo, porque ¡no lo saben!
Esto dependerá del número de bodas que tengan contratadas en esa fecha. Si es en temporada alta, es muy posible que haya varias bodas el mismo día y subcontratarán fotógrafos extra, buscando referencias de conocidos, en páginas de búsqueda de empleo, en las páginas amarillas, o solicitando becarios o aprendices en las escuelas de fotografía, un mes antes de la boda. Incluso a veces pueden no aparecer el día de la boda…

Igual que no comprarías un coche sin elegir antes el modelo, el color y los extras, no deberíais contratar un fotógrafo, sin saber quién será y cómo trabaja!

Si os gusta un fotógrafo en concreto, exigid que su nombre figure en el contrato que firméis. El cliente siempre decide porque para eso es quien paga!

Si solo buscáis un trabajo técnico, entonces no tendréis problemas porque con las cámaras actuales cualquiera puede hacer un trabajo técnicamente correcto.

-      ¿Contratar un freelance o una empresa?

Desde Mis Cosas de Novia, os recomendamos un freelance o fotógrafo autónomo por varios motivos:

-Garantía legal: El autónomo adquiere un compromiso personal y responde ante él, en caso de no realizar el trabajo o realizarlo inadecuadamente, de manera solidaria con todos sus bienes y es responsable, incluso, aunque ya no sea autónomo.

Por lo tanto, el autónomo se compromete y se implica mucho más, que una empresa cuya responsabilidad es limitada, y no llega a los bienes personales de sus propietarios. En otras palabras, si la empresa cierra, la responsabilidad desaparece, mientras que el autónomo será responsable personalmente, independientemente de su situación.

-Trato directo con el profesional: Se eliminan comerciales o intermediarios que nos prometen muchas cosas con tal de conseguir el contrato. Con un fotógrafo freelance, el trato es directo y mucho mas personalizado. En muchas ocasiones, puede prestarte un servicio a domicilio, propio de servicios de cierto nivel.

Además, es el primer interesado en que su trabajo sea un éxito porque la permanencia de su negocio, depende directamente de que sus clientes estén satisfechos. El boca a boca es su mejor publicidad.

- Más económico: Normalmente, al eliminar costes fijos tales como locales comerciales, empleados, etc… El profesional autónomo puede ajustar mas los precios.

-      ¿Por qué formato digital y álbum en papel?

La tecnología digital es muy radical. Si guardas tus fotos de boda en un archivo digital, puede ocurrir que con el paso del tiempo, se estropee el CD, o se raye el DVD, o el disco duro se rompa, se pierda, sea robado o sufra cualquier desperfecto, y habremos perdido las fotografías, todas y para siempre!

En cambio, pasados los años, es posible que solo queden las que hayan sido impresas en un papel resistente al paso del tiempo. Por lo tanto, nuestro consejo es que nunca se considere el reportaje de boda como “algo más” acumulado en un disco duro, pendrive o I-Pad, ya que todos estos aparatos, no están pensados para permanece en el tiempo. Un buen álbum en papel, es para toda la vida.

-      Fotógrafo en exclusiva en la iglesia o restaurante.


El precio de las copias en los reportajes de boda puede hacer que nos gastemos mucho más de lo que teníamos pensado y presupuestado.

Es una práctica que aún se continúa viendo, especialmente en las empresas y/o fotógrafos que disfrutan de una exclusiva en iglesias o restaurantes.

Consiste en hacer negocio de la venta de copias en papel de las fotografías. Hasta aquí bien, el problema viene cuando estos profesionales nos ofrecen un precio cerrado, con un determinado número de fotografías, a sabiendas de que van a ser insuficientes y de que los novios tendrán que pagar a precio de oro, cada una de las copias extra, que sin duda necesitarán. El precio del reportaje puede incluso llegar a duplicarse.

Es muy importante que al valorar la parte económica, tengáis siempre en cuenta el precio de las copias en papel, o si el fotógrafo nos entregará los archivos digitales en alta resolución, con lo cual, ya no necesitaremos pedirle copias a él.

Recordad que cualquier número de fotografías impresas, por alto que o parezca, siempre serán pocas, y que se imprimen de media, unas 200 fotografías en cada reportaje de boda.

Cuando se trata de contratar un reportaje de boda, normalmente los novios se encuentran el problema de la existencia de exclusivas o presión por parte de la iglesia, restaurante o finca donde se va a realizar la celebración. Los novios muchas veces se ven forzados o ni siquiera se plantean que tal vez saliendo de esos fotógrafos “recomendados” la oferta mejore en calidad, en precio, en estilo o tal vez en todo ello.

Estas cláusulas de contratación de servicios de imagen, son del todo abusivas, por ser un servicio no solicitado y accesorio, no pudiendo cobrar por él dado su membrete mercantil, y principalmente, por no respeta la Ley General de Defensa de los Consumidores y Usuarios, siendo por tanto, denunciables ante la Ley.

* El Articulo nº2 de la instrucción nº 8 de Mayo de 2003 del Arzobispado de Madrid deduce que no se pueden imponer los servicios fotográficos o videográficos, siempre que el profesional elegido sea profesional y conozca las necesidades y obligaciones de la Liturgia. Además, otro profesional, alegando la exclusiva de la iglesia, no puede oponerse a la celebración de la ceremonia por este motivo.

Las ridículas comisiones que tienen los restaurantes y fincas por conseguir el reportaje para los “recomendados”, oscilan entre 50 y 200 euros. ¿Vosotros creéis que un restaurante o finca os perdería como clientes por esa comisión? La fuerza la tenéis vosotros!

¿Es necesario un fotógrafo profesional?

Antes de la aparición de las cámaras digitales de última generación y de su abaratamiento, si queríamos tener la garantía de que tendríamos fotos de nuestra boda, solo había una posibilidad: contratar a un fotógrafo profesional.

Seguro que tenderéis cientos de fotografías, y algunas de gran calidad incluso, hechas por vosotros mismos o por algún conocido. El miedo a no tener un recuerdo de ese día, ya no es una razón para contratar a un profesional.

Otra cosa es la ilusión y el deseo de que tus fotos, se centren en la calidad artística. En captar la esencia, el espíritu y la magia de ese día, en fabricar un recuerdo que emocione. En crear una máquina del tiempo donde queden impresos los sentimientos, las ilusiones y la esencia de ese momento. Esta es la razón por la que te recomendamos que contrates, un fotógrafo profesional.

Volver a la tienda: http://www.miscosasdenovia.es/